Para poder contar la historia de Neo, tengo que empezar por un 19 de agosto del 2011 a las tres de la madrugada exactamente, empecé a escuchar unos maullidos dentro de mi casa, sorprendida descubrí que mi marido no había vuelto sólo de trabajar, si no con una gatita blanca y negra de tres meses con mucha hambre y miedo "Misy" quedé encantada con ella y ella con nosotros, así pasaron los meses cuando decidimos que estábamos tan encantados con Misy que nos daba pena verla tan solita (gatunamente hablando) aunque teníamos mucho miedo a un cambio de carácter por su parte ya que es super buena, respeta las normas de casa y a mis dos niñas de 5 años y 18 meses a las cuales adora y juega con ellas con delicadeza.

Decidimos ponernos en contacto con caldes animal, ya que somos fans de su grupo en Facebook y cuando el trabajo y las niñas nos lo permiten pasamos a pasear a los perritos, me encantan. Lógico no pensé en ningún momento en "comprar" un gatito o gatita, si no en adoptar o rescatar.

Después de hacer mil preguntas por teléfono a Elena quién nos aconsejo estupendamente y nos hizo interesar por unas hermanitas negritas, decidimos dejar los miedos a un lado y volvímos a llamar para conocer a las candidatas, cuando por sorpresa y de la buena, nos dijo que ya habían sido adoptadas y juntitas, la verdad nos daba pena adoptar sólo a una.

Entonces nos nombro a Neo, Sarai ( la chica que lo tenía de acogida en su casa)  colgó una foto de él y era imposible no querer conocerlo, a los dos días vino con él a casa y empezó el momento agridulce de la historia... Sarai me ayudó con la presentación, si se le puede llamar así fué un caos, Misy enfadada con todos, yo incluida , se escondía por casa y ni quería comer ni hacer sus necesidades. Así durante dos días, Neo por su parte, paciente y ganando corazones sobretodo el de la peque de la casa que se lo come a besos.
Por fin al tercer día Misy a la distancia miraba a Neo, al cuarto lo buscaba, al quinto lo perseguía y así hasta el día de hoy que duermen juntos y se dan de lametazos que da gusto, menos mal que están esterilizados... se puede palpar el amor que desprenden cuando están juntos y lo bien que se lo pasan jugando.

Neo es un encanto, un mimoso, y es precioso, es el compañero perfecto que buscábamos para Misy.

Go to top